Al protector solar debes aplicarlo 30 minutos antes de exponerte al sol.

Al protector solar debes aplicarlo 30 minutos antes de exponerte al sol.

Ese bronceado devenido en una severa quemadura de sol te duele a tal punto que no soportas que nada roce tu piel. Si ya aprendiste la lección de nunca más cometer semejante atropello contra este órgano, ahora es momento de paliar esa incomodidad. Un staff de especialistas de la prestigiosa clínica estadounidense Mayo nos acerca lo que tienes que saber sobre este problema.

Antes que nada, para saber si tu piel sufrió una intensa quemadura por el sol, los siguientes síntomas se presentarán:

- Tu piel está rosada o rojiza

- Se siente tibia o caliente al tacto

- Te duele o está muy sensible

- Está hinchada

- Pequeñas ampollas empiezan a aparecer en las zonas afectadas

- Te duele la cabeza, presentas fiebre y fatiga en las partes más sensibles tales como los lóbulos, los párpados y hasta los ojos.

Estos signos usualmente aparecen luego de un par horas de haberte expuesto al sol. Pero tomará un día o más para saber qué área del cuerpo se vio afectada y su severidad. Con el correr de los días, tu cuerpo para sanarse hará una especie de peeling en la capa más superficial de la piel afectada. Posteriormente, tu piel presentará un tono irregular y con distintos patrones. Sin embargo, esta curación dependerá según la intensidad del daño.

Remedios

Si bien las quemaduras por el sol pueden variar su intensidad, los siguientes remedios responden aquellas que no requiere atención médica:

- Aplícate compresas frías. Para esto, toma una toalla como pañito humedecido en agua fría y colócalo sobre la zona afectada. Una alternativa es tomar un baño de agua fría.

- Usa crema humectante, loción o gel de aloe vera (sábila) o crema con hidrocortisona sobre la piel quemada. Esta última, en dosis bajas de hidrocortisona (0,5% a 1%) ayudará a calmar el dolor y la inflamación, y acelerará el proceso de curación.

- Si se forman ampollas ya sea grandes o pequeñas, evita reventarlas. Estas contienen un fluido natural de tu cuerpo (como un serum) y actúan como una capa protectora. Si se explotan solas, aplícate una crema antibacterial. Si las revientas, el proceso de curación será más lento y se aumenta el riesgo de infecciones.

- Toma líquido en abundancia para prevenir una deshidratación. La exposición al sol y el calor provocan que tu cuerpo pierda fluidos a través de tu piel.

- Cuando comience a pelarse tu piel, continúa con la aplicación de la crema humectante.

- Evita el sol entre las 10 hs. y las 16 hs. Usa protector solar con frecuencia -aplícalo 30 minutos antes de tener contacto con el sol- y cubre tu cuerpo con ropa, usa sombrero y gafas de sol (aquellas que digan en la etiqueta que bloquean 99% ó 100% de los rayos UV).