Algunas gozan de sus pecas, para otras son motivo de incomodidad estética.

Algunas gozan de sus pecas, para otras son motivo de incomodidad estética.

La aparción de las pecas es catalogada como un transtorno en la pigmentación de la piel que es provocado por dos factores: el factor genético y por la exposición de la piel al sol. Figuran en todo el cuerpo pero particularmente en las manos, el rostro, los hombros, el pecho y las piernas. Son manchas cafés, rojizas o negras de forma redondeada generalmente, que cuentan con un tamaño de entre 2 y 4 milímetros. Quienes tienen un tipo de piel sensible son más propensas a tener pecas, los mismo ocurre en las pieles claras y en las pelirrojas.   La exposición al sol produce que aparezcan o que se acentúe el color de las que ya existen.   Por lo general, se reconocen dos clases de pecas: Las "Ephelides" que se caracterizan por ser rojizas o cafés y aparecen cuando estamos en frecuente en una exposición al sol. Las "Lentigines", en cambio, son cafés o negras y se afirma que son el resultado de factores genéticos. 

Tips  para evitar su aparición

Si bien algunas gozan de sus pecas y las lucen sin tapujos, para otras es un motivo de incomodidad estética. Por eso, sigue los siguientes consejos:

- Usa protector solar de buena calidad a toda hora. - Evita exponerte entre las 10 y 4 de la tarde, las horas donde los rayos inciden más fuerte. - Las gafas y los sombreros son aliados para proteger tu rostro del sol y, por ende, evitas que aparezcan.  - Frecuenta a la esteticista para realizarte tratamientos láser y peelings.