La tintura es un cambio de estilo.

La tintura es un cambio de estilo.

Pasar de ser una castaña, a ser una rubia como Marylin Monroe no es un cambio fácil. Para que todo suceda de la manera correcta, hay algunas recomendaciones que se deben tener en cuenta antes de ir al supermercado, elegir una tintura y adaptar el baño de la casa como salón de belleza.

Paso a paso, la estilista de Issue Group, Andrea Meggetto, brinda una serie de recomendaciones ideales para que las “primerizas” se tiñan el cabello. Cuál es el color que mejor queda y las maneras de acondicionar el pelo, son algunas de estas.

“Definitivamente, antes de teñirse el pelo en la casa hay que ir la peluquería. Se debe buscar una persona idónea para asesorarse y saber bien como cambiar el look”, señala Meggetto. Luego, hay que elegir el tono que mejor se ajusta al color de la piel. Una guía para tener en cuenta:

Piel blanca: Le quedan muy bien los tonos dorados, cafés neutros, cafés dorados.

Piel mate: Le sientan bien los tonos rubios oscuros, caobas y chocolates dorados.

Piel rosada: Por lo general, la mujer de piel rosada tiene el cabello rojo. En este caso lo ideal es cambiar el tono. Si es un rojo muy anaranjado, se puede bajar el tono con un rojo intenso nacarado. Otra opción es hacer mechas rubio claro ceniza.

Piel morena: Los colores fuertes como cobrizos, rojizos y castaños le van bien.

Una vez seleccionado el color, en algunos casos se debe acondicionar el pelo días antes de teñirse. Sin embargo, muchas tinturas ya vienen preparadas para ser aplicadas sin necesidad de un acondicionamiento previo. “Si la coloración contiene proteínas que regeneran la fibra capilar no hay necesidad de aplicar otro producto previamente”.

Hacerse rayitos, iluminaciones o teñir todo por completo, es la siguiente decisión por tomar. Esto dependerá de la personalidad de cada una, si desean un cambio total o simplemente tener un toque distinto en el pelo. “Todo depende del cuidado y la calidad del producto que se le aplique al pelo”, dice la estilista.

Asimismo, para las que tienen alisados o rulos permanentes deben “ver a un profesional para dictaminar la porosidad del cabello y de esta manera poder recomendar una crema de tratamiento apropiada. Esta puede ser desde un baño de almendras hasta unas ampollas de semilla de lino, por ejemplo.”

Una vez realizado el cambio de look, empieza el verdadero trabajo: conservarlo. El mantenimiento es ideal hacerlo cada 20 días, pero todo depende del crecimiento. “Este sí se puede hacer de forma casera. Solo basta seguir las instrucciones atentamente para la aplicación de la tintura y de esta forma lograr buenos resultados”, concluye Andrea Meggetto

Ya se terminaron las excusa para no cambiar el color de pelo, sólo es cuestión de elegir el producto adecuado, seguir las instrucciones y disfrutar.