.
actualizado | por Waldheim García Montoya| .

Inhotim, refugio de arte entre montañas

Escondido en un pequeño municipio brasileño, Inhotim es un bucólico lugar en el que se mezclan un jardín botánico, galerías de arte contemporáneo y el paisajismo, atractivos que lo han convertido en punto de referencia para el turismo en el estado de Minas Gerais.


Galería Lago. (© Foto: Bruno Magalhães)

Galería Lago. (Foto: Bruno Magalhães)

Rodeado del verde de las montañas del Vale do Paraopeba y de la Serra da Moeda, Inhotim ocupa un área de 97 hectáreas de la antigua hacienda del empresario Bernardo Paz, precursor del parque-museo que abrió sus puertas en 2005. Desde entonces se ha convertido en un refugio del arte en constante transformación por la incorporación de jardines y distintas instalaciones.

Sesenta kilómetros separan a Inhotim de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais (sudeste de Brasil), con la que se comunica por una carretera que deja ver la prosperidad económica de la región, con numerosas industrias del automóvil en ambos lados de la vía, un escenario gris que contrasta con el idílico paisaje que el parque-museo reserva a los  visitantes.

Al dejar atrás la salida de la autopista BR 381, el paisaje comienza a cambiar y las estructuras de las fábricas ceden espacio al verde de las sierras de Minas Gerais, un estado que destaca por su producción láctea.

PARAÍSO DE ESPECIES TROPICALES

Brumadinho, un pequeño municipio de 35.000 habitantes cuyo nombre remite a la bruma que cubre permanentemente la zona, el olor de la comida campestre y las artesanías expuestas en los portones introducen a los viajeros a la cultura minera, una de las más tradicionales de Brasil.

Una especie de túnel formado por árboles completa la recta final del recorrido hacia Inhotim, cuya entrada, sobre una ladera, todavía esconde los encantos del lugar incrustado en la geografía serrana del sudeste brasileño.

Al llegar, un inmenso estacionamiento repleto de vehículos es la primera señal del constante movimiento de turistas y amantes del arte en Inhotim, un sueño por el que Paz comenzó a trabajar en la década de los ochenta.

Paz, un exitoso empresario y coleccionista de arte de la región, pensó entonces que su residencia de campo podría albergar algunas obras de arte y por eso invitó al paisajista Roberto Burle Marx a participar en el proyecto de edificación de un museo-parque.

De esta manera, la idea de Paz le dio vida a obras de artistas como el propio Burle Marx (1909-1994) y Tunga, uno de los principales exponentes del arte contemporáneo brasileño y quien tiene dentro del parque museo una de las galerías más visitadas.

Poseedor de una amplia colección artística, el empresario concluyó que “Inhotim era una cosa que no podía quedarse sólo para él” y entonces comenzó a planificar la creación del parque-museo, que vio la luz en 2002 con la inauguración del Instituto Inhotim, el soporte institucional del proyecto, explica a Efe Renato Tavares, director de Comunicaciones del jardín botánico.

El parque-museo nació como tal en 2005 con una extensa recopilación botánica de especies tropicales, algunas raras, y un patrimonio artístico de relevancia internacional.

Según Tavares, las galerías de arte, muchas de ellas al aire libre, reciben obras permanentes y exposiciones itinerantes de artistas de Brasil y del exterior, “pues Inhotim es un espacio para artistas y público de todo el mundo”.

Cada día, decenas de turistas provenientes de todos los rincones de la extensa geografía brasileña y de varias partes del mundo llegan a Inhotim, en su mayoría aconsejados por alguien que ya visitó el lugar.

“Es una experiencia en todos los sentidos la que el lugar propicia, en especial por la belleza del jardín decorado con grandes obras de arte”, opina el turista portugués Telémaco Benigno, que en un viaje de negocios a Belo Horizonte quiso comprobar por sí mismo la fama de la belleza de Inhotim.

Para Benigno, Inhotim “tiene que ser más difundido y promocionado en el mundo”, ya que, según dice, “un lugar tan especial como ese “difícilmente se puede encontrar en otras partes”.

La mayoría de los 30.000 visitantes que cada mes recibe Inhotim se desplazan en el interior del parque en pequeños vehículos eléctricos con espacio para seis personas que constantemente hacen recorridos desde la plazoleta de la entrada hasta la galería “Lago”, la principal del museo.

APTO PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Una de las propuestas del parque es ofrecer un espacio cultural y de diversión para todos los públicos, incluso para aquellos que no tienen conocimientos de arte y acuden a Inhotim para tener contacto con la naturaleza.

En Inhotim conviven estudiosos del arte contemporáneo, turistas curiosos, parejas de enamorados y familias que degustan la gastronomía minera en restaurantes abiertos y rodeados de coloridos jardines, bajo la mirada de diveros pájaros y mariposas.

En octubre pasado llegaron nuevas obras de diez artistas para aumentar el patrimonio artístico del parque-museo, entre ellas, obras del estadounidense Chris Burden, del italiano Guiseppe Pennone y de los brasileños Marepé y Marilá Dardot, que cuentan con exposiciones permanentes.

Las obras “Samson” y “Beam Drop”, de Burden, fueron instaladas en la parte externa con el propósito de asombrar a los visitantes nada más entrar en el parque, mientras que “Elevazione”, una pieza en bronce de Pennone, fue colocada entre los árboles, como si formara parte del escenario natural.

También se encuentra en Inhotim “A origem da obra de arte” (El origen de la obra de arte), de Dardot, una artista local que utilizó 1.500 jarrones de cerámica con el formato de las letras del alfabeto, semillas de plantas y material de jardinería. La obra permite que los visitantes interactúen con el juego de palabras y con las figuras.

Además de la propuesta artística, Inhotim se ha convertido en una especie de escuela cultural para los jóvenes de Brumadinho que consiguen su primer empleo como promotores del parque.

El parque-museo también se convirtió en uno de los pilares del turismo de la región con la confirmación de Belo Horizonte como una de las sedes de la Copa de las Confederaciones de 2013 y del Mundial de 2014.

“Nos estamos preparando con mucha fuerza, capacitando al personal en inglés y español, trayendo más obras y construyendo galerías que serán inauguradas en 2014”, detalló Tavares, que recordó que Inhotim forma parte del vídeo oficial de promoción del Mundial brasileño presentado el año pasado en la Copa del Mundo de Sudáfrica. 

0Comentarios

publicidad