.
actualizado | por Lorena Cantó| .

Catalina de Cambridge, princesa de la moda

A la princesa Catalina de Inglaterra, Kate Middleton de soltera, no le ha hecho falta llegar al trono británico para coronarse como absoluta reina de la moda gracias a estilismos siempre acertados y sencillos a los que ella añade su sello más personal.


El vestido que lució en su boda con el príncipe Guillermo.

El vestido que lució en su boda con el príncipe Guillermo.

"Siempre perfecta" serían las palabras que mejor definen el estilo de Catalina de Cambridge, la flamante esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, que ya cuenta con legiones de devotas seguidoras.

Sus acertadas elecciones de vestuario no sólo le han valido la admiración del público y un aprobado con nota por parte de la crítica especializada, sino que han logrado, en un tiempo récord, aupar a Catalina al primer puesto de la prestigiosa lista internacional de las mujeres mejor vestidas del mundo que elabora cada año la revista Vanity Fair.

La princesa británica ha desbancado del primer puesto de ese ránking a la joven latinoamericana Tatiana Santo Domingo, novia de Andrea de Mónaco, y lo ha logrado permaneciendo fiel a su estilo, que alterna momentos "lady" más clásicos, con guiños a los nuevos diseñadores de su país, con marcas para todos los públicos como Zara o Whistles, cuyas asequibles prendas sabe combinar a la perfección con otras más costosas.

Vestidos de línea envolvente (conocidos como "wrap dresses") con abrigo a juego, líneas lápiz que acentúan su figura, trajes de noche etéreos en los que predominan las gasas, los plisados y cinturas fruncidas y looks cuidados pero sencillos para su tiempo libre con  vaqueros, blusas, jerséis de cachemira y pashminas como prendas favoritas son algunas de las claves del estilo de la duquesa de Cambridge.

MARCAS FETICHE

Entre sus marcas y diseñadores fetiche figuran Issa, Katherine Hooker -eligió un abrigo de esta marca para su primer acto oficial como prometida de Guillermo-, Alexander McQueen, Reiss -lució un vestido blanco de la firma en las fotografías oficiales de su compromiso-, Temperley y los vaqueros Hudson o Paige.

En cuestión de calzado, Catalina ha puesto de moda los botines y botas de la marca canadiense Aquatalia, las bailarinas de London Sole (que se fabrican en España), y los "pumps" y cuñas de esparto de LK Bennett.

Los accesorios son otro de los puntos fuertes de Kate: entre sus bolsos y carteras preferidos destacan los de la marca británica Mulberry y la italiana Tod's, cuyos mocasines adoraba la princesa Diana.

Catalina apuesta por las joyas discretas y ha demostrado con creces que es una maestra en el uso de un imprescindible británico como son los sombreros y tocados, un apartado en el que no es difícil patinar en términos estilísticos.

Aunque el buen gusto de la ahora princesa no ha aparecido de la noche a la mañana: sus atuendos son analizados con lupa -y copiados- desde que en 2005 se conoció su noviazgo con el primogénito de Lady Di.

El anuncio de su compromiso y el acertado vestido azul eléctrico de Issa que Catalina eligió para la ocasión no hicieron sino reafirmar que la "Kate-manía" no había hecho más que empezar, como lo demuestra que toda prenda que se pone se agota a las pocas horas.

A esta locura contribuye, por supuesto, el que Catalina sea una princesa del siglo XXI, el siglo de internet, que permite a las firmas de moda informar ipso facto a través de redes sociales como Facebook y Twitter de cuál es exactamente la prenda de su marca que luce ese día la esposa del príncipe Guillermo.

Un ejemplo: si la princesa inaugurara una exposición con un vestido de una determinada marca, esta tardaría apenas segundos en "tuitear" y publicar en Facebook algo como "estamos encantados de que la duquesa Catalina haya elegido nuestro vestido modelo Kelly para inaugurar hoy una exposición". Las ventas están aseguradas.

LA NOVIA MÁS COPIADA

Como aseguradas lo están las de las réplicas del vestido de novia diseñado por Sarah Burton para la casa Alexander McQueen que Catalina lució el día de su boda con Guillermo el pasado 29 de abril, y que pocas horas después del enlace ya había sido copiado en China.

El traje original, una obra maestra de la alta costura con cuerpo de encaje, falda de incrustaciones y cola de casi 3 metros que los expertos consideran inspirado en el que lució en su boda Gracia de Mónaco, está expuesto al público en el londinense Palacio de Buckingham desde finales de julio.

Junto al vestido pueden verse el velo, las joyas, los zapatos y una réplica en seda del ramo de la novia, y se espera que cuando se clausure la muestra hayan pasado por ella más de medio millón de personas.

Además, Catalina no sólo ha conquistado a sus compatriotas, sino también a los estadounidenses, tan fascinados por la estilosa princesa tras su visita oficial a ese país el pasado verano que incluso ha aparecido un blog -que traducido al español se llamaría "Lo que Kate se puso"- dedicado a analizar al dedillo cada uno de sus estilismos diarios.

0Comentarios

publicidad